Las Indulgencias

LAS INDULGENCIAS

En este artículo trataremos sobre las indulgencias. Qué son, qué tipos hay y cómo se consiguen. Aquí no se hablará de la problemática de las indulgencias que inició la reforma protestante.


EXPLICACIÓN

Las indulgencias son remisiones de las penas del purgatorio que concede la Iglesia como administradora de los bienes redentores del sacrifico de Cristo. Estas indulgencias tienen como objeto la remisión de las penas del purgatorio, es decir, la liberación del mismo o el indulto, en caso de encontrarse aún con vida.

Las indulgencias se ganan para dos tipos de personas: uno mismo  y las almas del purgatorio (alguna en particular, varias o todas). Las ganadas para uno mismo borran inmediatamente las culpas acumuladas hasta este momento, las destinadas a las almas del purgatorio tienen efecto inmediato.

Hay que tener cuidado de no confundir indulgencia con perdón; el pecado es perdonado mediante el arrepentimiento y la confesión, pero las consecuencias del mismo (culpa) permanece. La penitencia que se recibe en la confesión está destinada a resarcir en la medida de lo posible esa culpa, de la misma forma que lo hace la indulgencia.

Existen dos tipos de indulgencias: parcial o plenaria. La primera satisface en parte la culpa (anteriormente se medían en días de penitencia -penitencias muy duras - pero actualmente no se especifica en qué medida - no puede hacerse, ya que nadie lo sabe -) y las plenarias, que satisfacen por completo la culpa de un alma.

Para ganar una indulgencia del tipo que sea es necesario estar en Gracia de Dios. Las parciales pueden ganarse en la medida que se crea conveniente. La indulgencia plenaria tan sólo puede conseguirse una por día y persona (persona que hace méritos para ganarla, se entiende), con tan sólo una excepción.

Requisitos

Las indulgencias se satisfacen cumpliendo los siguientes requisitos:

- Estando en gracia de Dios (mediante la confesión o el bautismo). Esto es, haber aceptado plenamente la Fe católica y no haber cometido pecado mortal desde la última confesión.

- Realizando la acción que la Iglesia premia con la indulgencia.

- Rezar por las intenciones del Santo Padre: Un Padrenuestro y un Avemaría o equivalentes.

- Comulgar (para las plenarias, una comunión por indulgencia).

Si por algún motivo algún requisito (menos el primero, que invalida todo) no es cumplido adecuadamente la indulgencia plenaria pasa a ser parcial.

Se puede realizar la acción meritoria en desgracia de Dios si la persona que la ha realizado se confiesa o se bautiza en un plazo no superior a 8 días desde la realización de la acción. Análogamente ocurre lo mismo con la comunión y la indulgencia plenaria (pudiendo la comunión haber sido realizado desde 8 días antes hasta 8 días después).

Las obras que, según la Iglesia son merecedoras de indulgencias están todas archivadas en el "Echiridium Indulgentarum", disponible en latín en http://www.vatican.va/roman_curia/tribunals/apost_penit/documents/rc_trib_appen_doc_20020826_enchiridion-indulgentiarum_lt.html . Un resumen del mismo es el "Manual de Indulgencias". En las mismas se especifican el tipo de indulgencia y si procede alguna causa adicional.

Obras meritorias


Las indulgencias parciales enriquecen todas las oraciones de la Iglesia y cualquier frase o jaculatoria elevada devotamente al cielo, o aun el simple sentimiiento o deseo es válido, un ejemplo de frase enriquecida con indulgencias:

"Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía".


El Padrenuestro, Ave María, Credo...

Las obras meritorias de indulgencia plenaria son muy variadas, también, aunque para ser efectivas han de estar sujetas a las normas anteriormente explicadas, obras meritorias de indulgencia plenaria son:

- Al menos media hora de adoración ante el santísimo.

- Al menos media hora de lectura devota de la Biblia.

- El rezo del Rosario en público o con más de una persona.

- La visitación de un templo en el día de su patrón, sumado a un padrenuestro y un credo rezados en el mismo.

- La recepción de la bendición "Urbi et Orbe" durante le domingo de Resurrección o la ceremonia de coronación Santo Padre (Válida a través de televisón radio o internet, siempre y cuando sea en directo).

- Asistir a la primera comunión de un pariente de, como mucho, tercer grado.

- Asistir a la primera misa de un sacerdote, o a la misa de 10, 15 o 20 aniversario del mismo.

- Numerosas fiestas marianas o de Cristo han sido bendecidas con indulgencias plenarias.

- Indulgencia de la Porciúncula: visitar cualquier Iglesia Franciscana el 2 de agosto.

- Realizar un Via Crucis.

- Peregrinar a San Pedro.

Existen otras muchas formas de ganar indulgencias plenarias que serían imposibles de escribir aquí. Recomiendo vivamente la lectura del manual de indulgencias o del "Enchiridium" (si se domina el latín o el inglés).

La única excepción es la indulgencia plenaria concedida a los fieles en peligro de muerte, durante el cual cualquier persona puede ganar una indulgencia plenaria (sólo para si mismo) sin cumplir ninguna condición anterior, tan sólo con estar arrepentido, desearla y haber realizado en algún momento de su vida una oración sincera. Esta indulgencia puede ganarse aun habiendo ganado otra plenaria el mismo día (da igual cuantas hayas ganado, en peligro de muerte siempre se puede ganar una más), aunque si el peligro de muerte pasa la persona habrá de cumplir los requisitos anteriores para mantener la indulgencia.

Fëanar

33 comentarios:

  1. Anónimo21/9/11 4:13

    ESTUVE LEYENDO SOBRE LO QUE ESCRIBISTE Y ESTOY PIDIENDO A DIOS QUE TE DE EL VERADERO ENTENDIMIENTO SOBRE EL Y SU PALABRA NO PUEDE SER GENTE COMO TU, HABER LEIDO Y ESTUDIADO TANTO TIEMPO, PERDER TANTO TIEMPO EN COSAS TAN EXTRAVAGANTE QUE NADA TIENE QUE VER CON LA PALABRA DE DIOS COMO: LAS INDULGENCIAS.. PERO DIOS TIENE UN PROPOSITO CONTIGO LO VAS A CONOCER DE VERDAD Y TE VAS A SORPRENDER!! SIGUE BUSCANDOLO A TRAVEZ DE SU PALABRA!

    ResponderEliminar
  2. ¿Y porqué he de estar equivocado? Es cierto que todos somos débiles y que bien puedo estarlo, pero la razón que Dios nos ha dado nos impele a admitir la posibilidad de que nosotros mismos estemos equivocados. Me encantaría escuchar tus razones por las cuales lo estoy y poder contestarte, seguro que del debate sale algo bueno, y hasta es posible que, quien esté equivocado (sea quien sea) rectifique.

    Un saludo en Cristo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo28/9/11 3:45

    MIRA YO NO TENGO RELIGION PERO CREO EN DIOS PARA ALGUN BAUTISMO VOY PORQUE ME INVITAN MI OPINION LAS RELIGIONES SON UN NEGOCIO SIEMPRE APARECE ALGUNA VIRGEN O SANTO EN ALGUN LUGAR DONDE HAY RIOS ,LAGUNAS , VALLES Y LA GENTE IGNORANTE VA Y NO SE DAN CUENTA QUE FUE IDEADO POR ALGUN VIVO GASTAN SU DINERO COMPRANDO SANTITOS GASTANDO EN RESTAURANTE EN VELA EN RECUERDOS TODOS CAROS PORQUE POR SUPUESTO SE CONVIERTE EN UN LUGAR TURISTICO!

    ResponderEliminar
  4. Saludos, Anónimo.

    Nadie te obliga a ir a ninguno de esos sitios. Puedes ir a una iglesia católica para adorarle directamente en la Eucaristía si quieres, que nadie te va a pedir dinero por ello. El culto a la Virgen y a los Santos no es necesario para la salvación.

    Un saludo en Cristo.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo29/9/11 2:33

    ya he ido! todos son iguales los de (paren de sufrir) directamente te piden el 10% de tu ganancia dicen el diezmo creo que son evangelista ¿no? son todos unos chuleros pero tu hablas bien qien quira que seas, que puedo hacer para tener paz? ayudame

    ResponderEliminar
  6. Saludos de nuevo, Anónimo:

    Yo me refiero a iglesias católicas, no a las protestantes ni nada de eso. Nadie te va a cobrar por asistir (y si lo hace me lo dices para avisar a las autoridades eclesiásticas). Pregunta dónde se encuentra la iglesia católica más cercana a tu casa y trata de ir, y si quieres adorar directamente a Dios simplemente ve un jueves antes de la misa y espera a que expongan el Santísimo Sacramento: nadie dirá nada ni te molestará, estarás en absoluto silencio y podrás hablar con Dios directamente de la forma que más te apetezca.

    Recuerda, no te dejes guiar por palabras vanas ni promesas vacías. Yo no te puedo prometer que encontrarás a Dios ni que se acabarán tus problemas, tan sólo te puedo indicar el camino por el cual yo lo encontré.

    Un saludo en Cristo.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo1/10/11 4:56

    muchasgra sias amgo desde qe lei tus palabras ya me empese asentir mejo fui a una glesia catolica pero estabamy lejo y no escuche nada habia muchajente pero voya ir despues saludos

    ResponderEliminar
  8. De nada. Espero que encuentres la paz, y si ves que tienes dificultades para estar en una iglesia (alguna celebración o que alguien te pone pegas) no te desanimes.

    Y si estás en misa y ves que empiezan a pasar una bolsa o similar y que la gente va poniendo dinero, no te preocupes, es totalmente voluntario, tan sólo ignóralo y la persona encargada pasará de largo.

    Un saludo en Cristo.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo4/10/11 4:05

    si eso ya se e distinto cuando te exigen esty yendo a la iglesia pero sigo mal es como que me falta algo amo a mi esposa amis hijos tengo un exelentte trabajopro mesiento vacio no le encuentro sentido a la vida

    ResponderEliminar
  10. Lo único que puede darte sentido es Dios. Búscalo, y así todo lo que tienes cobrará un nuevo impulso: el trabajo será servicio agradable, el amor a tu familia se multiplicará por mil y así con todas las facetas de tu vida.

    Espero que logres encontrarlo, y aquí me tienes para lo que necesites.

    Un saludo en Cristo.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo8/10/11 0:38

    gracias hacia mucho que norazaba pero estoy rezando y me siento mejor gracias por tus consejo

    ResponderEliminar
  12. Todos los comentarios que contengan algún insulto o falta de respeto serán eliminados inmediatamente y sin mediar aviso alguno.

    Un saludo en Cristo.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo18/1/12 4:01

    Hola, mil gracias por la informacion siempre habia querido saber sobre las indulgencias, como reparar mis pecados ya que es real, mi conversion, sigue día con dia, aveces no vemos la obra de Dios en nuestras vidas si solo gozamos de bienestar, y uan asi teniendolo tod sin DIOS NOS SENTIMOS VACIOS, YO LO VIVI, tube que perder a mi madre de cancer,y en ese momento no entendiamos que fue una caricia de Dios y por su gracia, a mi esposo le dio un infarto, murio literalmente, estubo en el tunel del que hablan muchas personas experimento en vivo y directo la existencia de Dios, y por misericordia de mi Señor pudo regresar y dar su testimonio, lo mas fuerte que cuenta es que el se habia condenado y se estaba undiendo hacia el infierno y DIOS LE PERMITIO VOLVER...
    Gloria a Dios por nuestra conversion, el Señor siempre nos esta esperando pacientemente, no esperemos que sea demaciado tarde para nosotros, el esta vivo y es real....Bendiciones!!

    ResponderEliminar
  14. Anónimo27/3/12 4:58

    como explicarias este tema de indulgencias a los niños en catecismo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anónimo.

      De una manera clara y sistemática. Los niños no tienen problemas en entender conceptos complejos si se les explica adecuadamente. Sírvete de uan pizarra o similar para hacer algún dibujo o esquema explicativo, siempre ayuda.

      Un saludo en Cristo.

      Eliminar
  15. Anónimo22/8/12 0:06

    muy interesante, quiero saber que indulgencias tiene orar el "exorcismo de San Miguel" y si esta oración la podemos hacer los laicos en casa, también aporovecho para preguntar como se puede confesar un pecado que se considere mortal, ante cualquier sacerdote o debe ser obispo... gracias por la ayuda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anónimo.

      El exorcismo de San Miguel es apropiado para todos los fieles, sacerdotes o laicos, y puede rezarse en cualquier momento (Este "San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del Demonio. ¡Reprímale Dios! Pedimos suplicantes. Y tú, príncipe de la milicia celestial, arroja al infierno con el Divino Poder a Satanás y a los demás espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas.Amén.").

      En cuanto al pecado mortal, todo puede confesarse con el sacerdote. De hecho, son los pecados mortales (y no los veniales) los que hacen necesaria la confesión ordinaria. La extraordinaria, que se da por una clase especial de pecados que están reservados a la sede apostólica, han de expresarse también en la confesión general con el sacerdote y seguir sus instrucciones.

      Un saludo.

      Eliminar
  16. Anónimo15/2/13 4:21

    Hola, una pregunta, el uso de preservativo cuando se tiene sexo, es un pecado vnial o mortal?

    Gracias,

    Curioso

    ResponderEliminar
  17. Hola, Anónimo.

    El uso de preservativo es pecado de materia grave, lo que no significa que sea mortal, puesto que si algien no sabe que esto es pecado podría resultar simplemente un pecado venial, pero a todo el que conozca que es grave (como a nosotros) su uso, en cualquier circusntancia, acarrea un pecado mortal que nos aleja de Dios de forma dramática.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Hola, yo tengo un gran dilema, muchos sacerdotes me dicen una cosa, y otros la contraria. Mi mujer tiene sida, ¿¿si utilizo el preservativo estoy cometiendo un pecado mortal??

    Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola anónimo, soy católico, respeto todas las opiniones, pero creo que hay circunstancias que no pueden ser juzgadas por alguien ajeno a ellas, como es tu caso. Pienso que únicamente usted es quien debe valorar en su conciencia si es un acto que ofende a Dios o no. Personalmente, creo que ni siquiera es un pecado venial, y el mejor argumento que se me ocurre son las palabras de San Agustín: "Ama y haz lo que quieras"

      Un saludo, y mucho ánimo con tu matrimonio.

      Eliminar
    2. Hola, segundo Anónimo.

      Su consejo es imprudente y egoísta. ¿Quién cuidará de su esposa si él también se contagia? ¿Es acaso una relación sexual justificación para poner en riesgo su vida, sobre todo existiendo otras formas de expresar su amor? El auténtico amor empieza por renunciar a uno mismo.

      Por otro lado, si fuese él únicamente quien puede valorar su caso ¿no estaría dejándonos Dios radicalmente solos y perdidos? La Iglesia está precisamente para traducir los preceptos de Dios a cada caso concreto.

      No, los católicos no ponemos el sexo por encima del amor, sino al contrario, y citando a San Agustín: "Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor".

      Un saludo en Cristo.

      Eliminar
    3. Es la pareja quien debe evaluar los riesgos, asumirlos o evitarlos.
      Si por ejemplo el medico le dice a una mujer que corre riesgo de morir si se queda embarazada, ¿sigue siendo egoista recomendarle que tomen ellos su propia decision? ¿O tienen ellos que asumir la responsabilidad por los riesgos de sus decisiones? Siento recurrir a este ejemplo, pero me parece que ilustra una circunstancia muy parecida, en la que no esta bien ni mal ninguna de las decisiones, sino que es la pareja, en su conciencia, la que decide lo que debe hacer.

      Un saludo

      Eliminar
    4. Hola, Anónimo

      Antes de nada aclarar un asunto importante: el preservativo no evita el riesgo (embarazo, contagio), solo lo disminuye. Asumir una actitud de defensa a ultranza del preservativo, como si de un dogma o un tótem se tratase, es contrario a los fundamentos más profundos de la fe en Cristo, sea cual sea su confesión.

      Efectivcamente, se trata de un proceso de discernimiento interior, pero siempre a la luz del Evangelio. La licitud está en elegir si tener o no relaciones sexuales, no pervertir su uso negando el fin principal para conseguir el placer y arriesgándose a caer enfermos. La simple posibilidad de contagio que conlleva el preservativo llevaría a una esposa amante de su marido a negarle cualquier contacto que pusiese en riesgo su salud y al marido a aceptar esta realidad y no jugar con la salud de su cuerpo y, posiblemente, el sustento de su familia, permaneciendo a su lado para ayudarle a sobrellevar la cruz de su enfermedad.

      Atendiendo al ejemplo dado, si las posibilidades de que el embarazo acabe con la vida de la madre son tan ciertas y reales que se descarta incluso las relaciones sexuales durante el periodo infertil la respuesta es la misma: abstinencia, puesto que lo que hace insegura una relación sexual sin preservativo lo hace también con él.

      Al final se trata siempre de elegir entre dos caminos: placer egoísta y riesgo o renuncia por amor y felicidad. Uno es facil y ancho, el otro angosto pero recto.

      ¿Que prefieres, Anónimo, caminar erguido en la oscuridad o seguir con dificultad la luz al final del túnel?

      Un saludo en Cristo.

      Eliminar
    5. Anónimo23/4/13 0:10

      Ni defiendo a ultranza el preservativo, ni lo demonizo. Creo que las cosas por si solas no son malas, depende del uso que se las de.

      A lo que me refería con el ejemplo es una mujer con riesgo de morir, pequeño o grande, que puede decidir arriesgar su propia vida por un bien, que es tener un hijo. Del mismo modo que en el caso que nos ocupa, pueden decidir arriesgarse por un bien, que es el amor. Como un alpinista, que se arriesga por un hobbie, un misionero que se arriesga por enseňar su fé. Cada vez que cogemos un coche, nos arriesgamos a morir, por la unica ventaja de llegar antes. Todos estos actos no creo que sean malos (a no ser que Francisco haya condenado el alpinismo y no me haya enterado).

      Acabo con esta reflexión, ¿seguirías defendiendo tu postura, si avanzase la tecnología y consiguiesen una efectividad contra el sida del 100%?

      Eliminar
    6. Hola, Anónimo.

      El preservativo en si es un trozo de latex del que la Iglesia no tiene nada que decir. Es, sin más, una herramienta, ni buena ni mala. Sin embargo, es su interposición entre el hombre y la mujer en el acto sexual lo que lo cambia todo. Se trata de un mal uso y, como el preservativo ha sido diseñado y fabricado específicamente para eso, la advertencia sobre ese uso se extiende al objeto en sí mismo.

      El principal problema del preservativo no es su falibilidad, sino que su simple utiización es una perversión del acto sexual. Es el equivalente de vomitar la comida (rechazando el fin principal de esta, alimentarnos) para poder deglutir más y así disfrutar del placer que conlleva. De la misma forma tener relaciones con preservativo es, por sí mismo, pervertir el principal objetivo del sexo, que es la reproducción.

      Además, está el asunto de su capacidad para mantener a raya a la enfermedad que, hoy por hoy, lo convierte en una opción peligrosa para cualquier persona, cristiana o no, en cualquier clase de relación. Pero eso apela al sentido común y no a la moral cristiana.

      No se puede comparar un acto desprendido con este caso, ya que abstenerse de relaciones sexuales no implica que la quiera menos (de hecho, que permanezca a su lado en esas circunstancias es un acto de amor mayor que cualquier relación sexual). Como siempre, se confunde sexo con amor y placer con felicidad. Si el marido es incapaz de renunciar al placer que le da su esposa en mor de la salud propia es que valora más lo primero que lo segundo. En la mayoría de los matrimonios ambos van unidos, pero en este caso extremo no. ¿Cómo ve el marido a su esposa, como una compañera sexual o como su compañera para la vida? Esa es la única diferencia.

      Respondiendo a tu pregunta, ya que un preservativo 100% eficaz significaría una mayor perversión del sexo, por supuesto que si. Hacer el vomitar para seguir comiendo más seguro y agradable no lo convierte en un acto mejor.

      Y, terminando de comentar tu analogía, no es el alpinismo lo que está prohibido, sino el mal uso que pueda poner en riesgo tu vida o la de los demás. Si el preservativo fuese un elemento que no dificultase la concepción pero si la enfermedad (una quimera por su forma de funcionar) no habría ninguna objección moral a su uso.

      El amor para los católicos implica darse por completo al otro, y muy mal te vas a entregar si interpones uan barrera física entre tu cónyuge y tu que, para más INRI, resulta que te ayuda a negar tu capacidad reproductora. No hay máyor perversión que utilizar el sexo para tomar del otro en lugar de dar(te). Eso, en román paladino, es utilizar a la pareja como un vulgar consolador.

      Repito mi pregunta anterior más explícitamente esperando que me contestes: ¿Qué elegirías tú, el placer inmediato con el riesgo de enfermedad y de muerte o la renuncia al placer por amor a esa misma persona?

      Un saludo en Cristo.

      Eliminar
    7. Si el preservativo es una perversión del acto sexual por pervertir el principal objetivo del acto sexual que es la reproducción, también lo sería realizar el acto sexual entre parejas infertiles, o en la etapa infértil de la mujer.

      Creo que todos sabemos que el acto sexual no es sólo reproducción, y tampoco es sólo placer. Es muchas cosas, es amor, deseo, entrega, unión..., y también placer. Pero no seamos reduccionistas, ni es sólo placer, ni es sólo reproducción.

      La cuestión es que podemos hacer hipótesis de cómo sería el sufrimiento por no poder relacionarnos sexualmente con nuestra pareja de por vida, y podemos imaginarnos cómo actuaríamos en esa situación, pero no dejan de ser conjeturas, y muy probablemente nuestra visión moral al respecto cambiaría sustancialmente si viviésemos de verdad esas circunstancias. Como dijo William Shakesepeare "Cualquiera puede dominar un sufrimiento salvo el que lo siente".

      Por eso creo que ni la Iglesia (ni nadie) puede hacer juicios morales de todos y cada uno de los actos de cada circunstancia concreta. Por ejemplo, ¿debe la Iglesia juzgar cada una de las posturas sexuales dentro del matrimonio? Yo creo que no, pertenece a la moral individual de cada uno. Esto no significa que Dios nos haya dejado completamente solos, lo único es que las cosas no son siempre claras, no todo es blanco o negro, y por eso, a la luz del Evangelio hay distintas interpretaciones, (y sacerdotes que dicen una cosa y otros que dicen la contraria)

      Dicho esto (hipotetizando),contesto a tu pregunta: creo que en principio probablemente yo optaría por la utilización del preservativo de forma correcta y con cuidado, siguiendo las indicaciones de la OMS: http://elpais.com/diario/2003/10/11/sociedad/1065823203_850215.html

      No nos olvidemos, de que Bendicto XVI dio un pequeño paso en su pontificado, a favor de la comprensión de la utilización del preservativo en ciertos casos. Creo que como católicos (y personas democráticas), debemos estar abiertos al cambio, en constante debate.

      Un saludo

      Eliminar
    8. Datos más recientes de ONUSIda:
      http://www.unaids.org/es/resources/presscentre/featurestories/2009/march/20090319preventionposition/

      Eliminar
    9. Y aquí tienes datos de "El Mundo":
      http://www.elmundo.es/elmundosalud/2010/11/22/hepatitissida/1290427800.html

      Eliminar
    10. Hola Anónimo.

      Este es un caso perfecto para ver la forma que juzga Dios a través de su Iglesia los actos humanos: en base a las intenciones, no a los hechos.

      Si la moral católica fuese una ley fría y calculada no podría estar más de acuerdo con tu razonamiento. Sin embargo, la realidad es que lo que cuenta para Dios es el corazón de los hombres ¿Que no puedes concebir? No te preocupes, el sexo también os unirá como pareja, y eso es bueno y deseable. ¿Que no quieres concebir a pesar de poder? Te resultará cómodo, pero eso no es para lo que he hecho el sexo, podría responder.

      ¿No te escandalizaría el hedonismo de un sibarita que vomitase la comida que acaba de ingerir tan solo para poder seguir disfrutando de más platos y sabores? ¿No es acaso reprobable que pervierta el uso del aparato digestivo por puro egoísmo, en una onanística búsqueda del placer? Está mal y es algo que Dios no quiere, pero no va a fulminarnos por no hacerle caso, por autoengañarnos y por rechazarle. No por nada nos hizo libres.

      Por supuesto, eso solo sirve para católicos. Pues nosotros creemos que Dios se nos reveló y que, a través de la Iglesia, nos dictó normas de comportamiento que redundarían en nuestro bien y felicidad, y que apartados de ese camino tendríamos pocas (o ninguna) posibilidades de encontrarla. Por eso las opiniones personales de cada uno no dejan de ser precisamente eso, personales, y poco valor tienen para alcanzar una felicidad que ha de ser compartida y que, por lo tanto, llama a un camino compartido por todos y con directrices válidas para todo el mundo.

      Y, puestos a imaginar y a hacer conjeturas, Anónimo, ¿No podríamos imaginar que nuestra limitada naturaleza no nos permite comprendernos a nosotros mismos tan bien como lo haría nuestro propio Creador? Tal vez sea un pensamiento demasiado humilde para muchas personas, pero esa es, precisamente, la llamada que recibimos de Dios: dejarnos guiar por alguien más sabio y bueno que nosotros, que carezca de nuestros defectos e intenciones espúreas.

      Pero, por supuesto, somos libres de hacer lo que queramos, de confiar en Dios o en la OMS. Porque no tenemos que dejar que la Iglesia se meta en nuestra cama, pero si se trata de un organismo de la ONU adelante. Al fin y al cabo ¿Que les debe mover, sino un desprendido interés por nuestra más profunda felicidad? No puedo imaginarlo.

      Por último indicar que el paso que Benedicto XVI dio con sus declaraciones sobre los preservativos fue sin duda adelante, pero en la dirección correcta, dejando claro que faltar al quinto mandamiento es más grave que faltar al sexto.

      Ah, por cierto, se me olvidaba. Ya has dado tu opinión y te he respondido adecuadamente varias veces, pero este debate se ha acabado. Este blog es tan sólo para explicar la fe de la Iglesia católica, no para rebatirla con argumentos extra-bíblicos. Estoy seguro que en cualquier foro, como catholic.net, encontrarás la paciencia y dedicación que requieren tus opiniones.

      Un saludo en Cristo.

      Eliminar
    11. Son más las opiniones que compartimos, de las que no.

      ¡Que Dios te Bendiga!

      Gracias por tu tiempo.

      Un saludo

      Eliminar
    12. Que Dios te bendiga.

      Un saludo en Cristo.

      Eliminar
  19. Hola Anónimo.

    Lo primero de todo y desde un punto de vista simplemente técnico: evita tener relaciones con tu mujer, pues con o sin preservativo las posibilidades de contagio son muy altas.

    Después, hay que tener en cuenta que el pecado mortal no depende solo de la acción sino de la intención y el conocimiento. Dejar en el suelo de la Iglesia una mota de polvo de forma deliberada como acto de rebeldía e insulto a Dios puede convertirse en un pecado mortal y, por contra, matar a alguien sin haberlo pretendido y por accidente no suele ser siquiera pecado venial.

    En tu caso te recomendaría exxtrema prudencia y la abstinencia de relaciones sexuales por tu propio bien.

    Te recomiendo este artículo para ahondar en tu caso concreto: http://www.teologoresponde.com.ar/respuesta.asp?id=235

    Un saludo en Cristo.

    ResponderEliminar

Comenta o pregunta lo que quieras, eres bienvenido. Pero por favor, comenta con respeto, que sobre todo prime la caridad.

Un abrazo en el Corazón de Cristo.